Utilizamos cookies y no lo escondemos
www.clinicacasas.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a tus intereses. Si sigues navegando consideramos que aceptas su uso.
Por favor, revisa nuestra Política de Cookies para comprobar que estás de acuerdo con ella.
ACEPTO
Cerrar

Clínica Casas

Cirugía, dermatología y Láser

C/ Villabenavente, 11-1ºD León (España)
987 25 33 63 / 987 21 58 78

Radiofrecuencia de cornetes

InicioOtorrinolaringologíaNarizRadiofrecuencia de cornetes

Radiofrecuencia de cornetes

Los cornetes son unas estructuras alargadas, que están en la parte interior e inferior de la nariz. Sus funciones son:

  • La limpieza
  • La humidificación      
  • Y el calentamiento del aire que respiramos, para que llegue acondicionado a la garganta y luego a los pulmones.

La gran mayoría de personas que respiran mal por la nariz presentan un aumento exagerado de los cornetes nasales.

Muchas veces sin causa conocida. En otros casos son pacientes con rinitis alérgica. En muchos de ellos a lo largo de los años los cornetes se han ido inflamando y engrosando.

En la Clínica Casas, tratamos los cornetes mediante Radiofrecuencia. La radiofrecuencia de cornetes es la técnica quirúrgica que tiene como finalidad la reducción del tamaño del cornete inferior en los casos en los que dicho cornete dificulta la respiración nasal, mediante el empleo de una energía de alta frecuencia y baja potencia y temperatura (radiofrecuencia). La radiofrecuencia se aplica por medio de unos electrodos que se introducen en el espesor del cornete. Dichos electrodos permanecen fríos y transmiten directamente las ondas a los tejidos, provocando su vaporización y destrucción únicamente en el punto de contacto, evitando el daño del tejido circundante. La intervención se realiza bajo anestesia local y se realiza a través de los orificios nasales, por lo que no deja cicatrices externas. De esta manera, se consigue una reducción inmediata del volumen del cornete. No obstante, tras la cirugía se produce una reacción inflamatoria en el cornete, lo que motiva una congestión nasal que puede durar entre 5 y 10 días, al cabo de los cuales se empiezan a notar los resultados. En los días que siguen a la intervención es normal la aparición de costras en el interior de la fosa nasal, lo que habitualmente se trata mediante lavados con soluciones salinas y aplicación de pomadas especiales. A pesar de ello, las costras pueden persistir durante un periodo variable de tiempo, generalmente no superior a un mes.