Utilizamos cookies y no lo escondemos
www.clinicacasas.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a tus intereses. Si sigues navegando consideramos que aceptas su uso.
Por favor, revisa nuestra Política de Cookies para comprobar que estás de acuerdo con ella.
ACEPTO
Cerrar

Clínica Casas

Cirugía, dermatología y Láser

C/ Villabenavente, 11-1ºD León (España)
987 25 33 63 / 987 21 58 78

Eliminación de tatuajes

InicioUnidad LáserEliminación de tatuajes

Eliminación de tatuajes

Rompe con el pasado

El número de sesiones necesarias para quitar tatuajes depende de muchos factores como el color, zona, antigüedad o profundidad. La media de sesiones para un tratamiento completo suele ser de 8 a 15.

Número de sesiones necesarias

Algunos de los factores que influyen en el número de sesiones necesarias para quitar un tatuaje son:

Color del tatuaje

  • Pigmento de color negro y azul oscuro. Son los que mejor responden al láser, y por ello los que menos sesiones necesitan para su eliminación. La dificultad de este color radica en su alta densidad, como en el caso de los tatuajes tribales.
  • Pigmento de colores azul claro, verde, amarillo y tonos mixtos. El pico de absorción de estos colores y su composición son variables y está condicionada fundamentalmente por la cantidad de óxido de titanio o de zinc, que son los pigmentos más difíciles de eliminar.
  • Pigmento de color rojo. Responden bien al láser aunque con algunas sesiones más que los negros.

Tipo de tatuaje

  • Tatuaje profesional. Requiere un mayor número de sesiones, de 8 a 15, debido a la gran permanencia de los pigmentos empleados y la mayor densidad y profundidad.
  • Tatuaje aficionado. Este tipo de tatuajes se realizan con tintas más inestables, por lo que la cantidad de pigmento es menor y suele ser más superficial. Precisa una media de 8 sesiones para su eliminación aunque hay veces que son profundos y necesitarán el mismo número de sesiones que un tatuaje profesional.

Localización corporal

Las zonas en las que la piel es más fina son las que precisan menor número de sesiones (cabeza, cuello, escote femenino, muñeca). En zonas como piernas, brazos y espalda, la tinta del tatuaje se encuentra a mayor profundidad y la piel es más gruesa, por lo que requieren un mayor número de sesiones.

Color de la piel

En las pieles claras será en las que mejor responda el láser y en las que se noten los resultados con menos sesiones, en las pieles más oscuras serán precisas más sesiones para quitar tatuajes.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

El tratamiento se realiza con un láser Q-switched con las longitud de onda de 1064nm.

Se ajustan los parámetros del láser y se comienza a disparar sobre el tatuaje. El láser actúa fragmentando las partículas de pigmento en partículas de tamaño mucho más pequeño que permiten que nuestro organismo las reabsorba y las elimine posteriormente a través del drenaje linfático.

Una vez finalizada la sesión, se aplica pomada antibiótica y se cubre la zona tratada con una cura oclusiva. Las curas deben realizarse a diario hasta que la piel se recupera de la sesión.

En el transcurso de 4 a 6 semanas nuestro metabolismo irá eliminando las micropartículas de pigmento. No deben pasar más de 8 semanas entre sesión y sesión ya que hay estudios que demuestran que el proceso de eliminación se ralentiza.

El láser Q-switch es muy versátil y produce resultados excelentes en el tratamiento de tatuajes. Las complicaciones son mínimas.

Recomendaciones previas a la sesión

Aplicación de la pomada anestésica 1 hora y media antes del tratamiento.

No tomar el sol ni hacer sesiones de rayos uva 10 días antes del tratamiento.

Cuidados posteriores

Inmediatamente después del tratamiento se producirá enrojecimiento e hinchazón de la zona tratada.

Puede tener una sensación de escozor o quemadura después del tratamiento, generalmente esta sensación cede unas horas después del tratamiento

Aplicar una pomada antibiótica cada 8 horas de 5 a 7 días.

Aplicar una crema regenerante 3-4 veces al día hasta que la cicatrización se haya completado.

Procure evitar baños, duchas muy calientes, saunas y ambientes calurosos durante los días posteriores a su tratamiento.

Utilice un jabón neutro para lavar la zona tratada. No frote ni use esponjas ásperas sobre estas áreas. Secar con una toalla limpia presionando suavemente sobre la zona y sin arrastrar inmediatamente después del lavado.

Galería Multimedia

Imágenes